Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

Servicios notariales

La oficina consular realiza, exclusivamente para los ciudadanos italianos que se encuentran en el extranjero de manera permanente o temporal, algunas funciones notariales previstas por nuestro ordenamiento jurídico. Se trata esencialmente de la recepción de escrituras públicas (poderes, testamentos), escrituras notorias, autenticaciones y firmas puestas en escrituras privadas.

Sin embargo, existen algunas diferencias entre las responsabilidades consulares en materia notarial y aquellas atribuidas a los notarios que ejercen en Italia, relacionadas sustancialmente con la diferente posición del Jefe de la Representación Consular, funcionario del Estado, y la del notario, profesional autónomo.

Efectivamente:

  • el notario también puede ser llamado a actuar como asesor legal del cliente; por lo tanto, puede obtener información sobre la solvencia de una persona o actuar como mediador en una transacción, o asesorar del cliente sobre relaciones familiares o financieras. Se excluye que la Autoridad Consular pueda realizar actividades similares. Su consejo, si se le solicita, debe limitarse al campo jurídico, con particular atención a la validez de los documentos que se le solicitan. Su asistencia debe limitarse a la legalidad de los actos propuestos y no a su utilidad económica.
  • el notario a veces puede ser el agente del cliente con respecto a la publicidad y ejecución de trámites relacionados con los documentos recibidos por parte del cliente. Ninguna actividad de esta naturaleza puede, en cambio, ser realizada por el Jefe de la Representación Consular.
  • mientras que el notario tiene derecho a honorarios, todas las escrituras consulares están sujetas únicamente a los honorarios indicados en el derechos consulares.

Un ciudadano italiano en el extranjero puede, alternativamente, formalizar la escritura con un notario público oficialmente acreditado en el país de residencia. Posteriormente, si el país se ha adherido al Convenio de La Haya de 1961 para la abolición de la legalización, debe disponer que la «apostilla» sea colocada en el documento por la autoridad competente del país de residencia. Si el país no se ha adherido a la mencionada Convención, deberá tener la firma del notario legalizada por la representación consular italiana.